lunes, 12 de mayo de 2008

TRASTORNO DE DÉFICIT DE ATENCION EN ADULTOS


El TDAH ha sido reconocido y tratado en niños desde el siglo pasado, se le llamo de diferentes formas,


•1902 Geroge Still
“Defecto del control moral”
•1918 Primera Guerra Mundial
“Epidemia de encefalitis letárgica”
•1947 Strauss y Lehtinen
“Síndrome de la lesión cerebral mínima”
•1962 Clements y Peters
“Disfunción cerebral mínima.”
1965 IDC-9 1968 DSM-II
"Síndrome hipercinético de la infancia"
1980 DSM-III
"Trastorno por déficit de atención con hiperactividad o sin hiperactividad

1987 DSM-III-R
"Trastorno por déficit de atención con hiperactividad"

1980 DSM-IV
"Trastorno por déficit de atención con hiperactividad o sin hiperactividad"


TIPOS:
COMBINADO
PREDOMINIO INATENTO
PREDOMINANTEMENTE HIPERACTIVO/IMPULSIVO


En un principio se pensó que este trastorno desaparecía con la edad y en la edad adulta al desaparecer la hiperactividad pensaba que el cuadro tenía fin.

Esta idea que prevaleció entre los profesionales durante muchos años era que los niños y adolescentes podían superar los síntomas del TDAH en la pubertad y con certeza en la adultez. Sin embargo, investigaciones contemporáneas nos muestran que cerca del 67% de los niños diagnosticados con TDAH continúan presentando los síntomas del Trastorno que interfieren significativamente con su vida académica, vocacional o social en su vida adulta. Los síntomas principales del TDAH como inatención, impulsividad e hiperactividad aparecen en la infancia de forma precoz, alrededor de los siete años y resultan en un patrón crónico que deteriora su desempeño. La hiperactividad en la fase adulta, no realmente desaparecía sino que se trasforma, dando la sensación de que dicho cuadro o trastorno curaba de forma espontánea, por ello podemos decir que el TDAH en adultos es “trastorno escondido” porque los síntomas llamativos como la hiperactividad del TDAH frecuentemente se ocultan con frecuencia detrás de problemas en las relaciones interpersonales, organización, cambios de humor, abuso de sustancias, dificultades en el trabajo y otras dificultades


El TDAH es muy complejo y sólo debe ser diagnosticado por profesionales calificados y con experiencia. El TDAH es identificado en algunos adultos porque tienen problemas comorbidos o enfermedades asociadas como son la depresión, ansiedad, abuso de sustancias trastorno de personalidad entre otros o impulsividad. Otros identifican que pueden tener TDAH después de que sus hijos son diagnosticados. A pesar de que se ha incrementado la conciencia y la identificación del Trastorno en adultos, muchos permanecen sin diagnóstico y sin tratamiento.
Características de los Adultos con TDAH


El crecimiento de niños y adultos con TDAH y el renovado interés en las investigaciones han contribuido en el incremento en la identificación del desorden en niños y adultos. Muchos adultos crecieron en una época en que los médicos educadores, padres conocían muy poco acerca del TDAH, su diagnóstico y su tratamiento. En consecuencia, el que haya una mayor conciencia en la gente ha aumentado el número de adultos que buscan evaluación y tratamiento para el TDAH y sus síntomas asociados. Los actuales criterios de diagnósticos para el TDAH (adaptados ligeramente para ser más apropiados para adultos) de acuerdo al más reciente Manual de Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales (DSM-IV) son:


  • No lograr mantener la atención a detalles o cometer errores por descuido en el trabajo.
  • Realizar movimientos nerviosos con manos o pies, o retorcerse en el asiento
  • Tener dificultad para mantener la atención en tareas o actividades de diversión
  • Pararse en situaciones en las que se espera que permanezca sentado
  • No escuchar cuando le hablan directamente
  • Sentirse intranquilo e inquieto
  • No seguir instrucciones y no terminar el trabajo exitosamente
  • Dificultad para involucrarse en actividades calmadas en sus ratos de ocio
  • Dificultad para organizar tareas y actividades
  • Sentirse “en marcha” o “empujado por un motor”
  • Evita y le disgustan los trabajos que requieren un esfuerzo mental sostenido
Hablar excesivamente
  • Perder cosas necesarias para tareas y actividades
  • Contestar abruptamente antes de que terminen de preguntarte algo
  • Se distrae con facilidad
  • Tiene dificultad para esperar su turno (impaciente)
  • Olvida sus deberes diarios
  • Interrumpir o entrometerse en lo que otros están haciendo.


A pesar de que se utilizan otra lista de síntomas para el diagnóstico de adultos con TDAH, los criterios del DSM-IV son considerados los más válidos empíricamente. Los síntomas principales del TDAH con frecuencia están asociados a problemas y consecuencias que coexisten en los adultos con TDAH. Estos pueden incluir:







  1. Problemas con el autocontrol y regulación del comportamiento.




  2. Memoria de trabajo deficiente



  3. Deficiencia en la persistencia de los esfuerzos para realizar tareas



  4. Dificultades con la regulación de emociones y motivación



  5. Variabilidad mayor a lo normal en el desempeño en el trabajo



  6. Mal control del tiempo o tiene baja percepción del paso del tiempo



  7. Se aburre con facilidad



  8. Baja autoestima



  9. Ansiedad



  10. Depresión



  11. Cambios de humor repentinos



  12. Dificultades en su trabajo (gran movilidad y cambios de trabajos)



  13. Problemas con sus relaciones interpersonales



  14. Abuso de sustancias



  15. Comportamientos riesgo, (accidentes de trafico, consumo de drogas)




  16. Mala administración del tiempo


El impedimiento que surge tanto de los síntomas principales como de las características asociadas al TDAH puede variar de leve a severo en su impacto en la vida académica, social y vocacional, así como en su funcionamiento en la vida diaria. Aunque los síntomas del TDAH son comunes a otras condiciones médicas y psiquiátricas y a algunos factores de estrés situacionales o de medio ambiente, los adultos no deben autodiagnosticarse y deben buscar un diagnóstico de profesionales calificados.
Las investigaciones indican que el TDAH se presenta en un 3 a 5% de la población de niños en edad escolar, y aproximadamente de un 2 a un 4% en adultos. En la infancia, se presenta en una relación de 3 niños por cada niña con TDAH.

1 comentario:

MIkhail Stolohov dijo...

Hola, buenos días, tengo 20 años y hace más de 6 meses me han diagnosticado el trastorno. Me iniciaron en la atomoxetina como tratamiento de primera línea, tuve cambios de humor, algo bastante próximo a la despersonaización, insomnio e ira a ráfagas. Cambié a concerta, funcionó durante un tiempo, luego me empezó a provocar los mismos efectos que la atomoxetina y tuve que parar por salud mental. Actualmente estoy desesperado, no se si mi psiquiatra me está estuchando u oye lo que quiere oir. El caso es que no me han hecho un diagnostico diferencial. Sufro con frecuencia depresiones, y alguna vez he experimentado algo parecido a su contraparte, pero nada demasiado grave, el caso es que por norma, todos los días me siento incomodo en mi propia piel, frustrdo, sin energía, y con mucha ira. No sé como salir de esta espiral, en dos años sólo he experimentado 5 meses de lucidez mental, el resto del tiempo he estado en esta situación. A parte de dichos medicamentos he tomado con frecuencia café, siendo bastante efectivo hasta ahora, nicotina, Bacopa (sólo mejora mi memoria), Aceite de pescado (mejora mi predisposición mental, pero a ratos), y melatonina para el insomnio de conciliación. No tiene obligación de responderme, aunque lo agradecería enormemente, ya que sinceramente no se qué hacer ya.
De todos los problemas mencionados en el texto, los que realmente me martirizan son los siguientes:
1-Problemas con el autocontrol y regulación del comportamiento.
2-Memoria de trabajo deficiente
3-Dificultades con la regulación de emociones y motivación
4-Variabilidad mayor a lo normal en el desempeño en el trabajo
5-Mal control del tiempo o tiene baja percepción del paso del tiempo
6-Baja autoestima
7-Depresión
8-Cambios de humor repentinos
9-Mala administración del tiempo.
Llevo más de 6 meses con la idea en la cabeza de que soy peor que los demás, de que tengo algo mal y otras cosas más graves de manera persistente y sin poder quitármelo de la cabeza y es exasperante por que no me deja en paz.
Perdón por la parrafada.